¿De dónde surgió la frase: “Zapatero a su zapato”? No te imaginas la historia detrás

Cuando pronunciamos la frase «zapatero a su zapato», puede que nos podamos meter en algún percance con nuestro interlocutor, o con algún tercero que por casualidad escuchó nuestras palabras; y que uno de estos, o ambos nos acusen de «clasistas» porque supuestamente estamos condenando a oficios como la zapatería a un mundo inferior.

Y la verdad es que esta idea es muy equivocada, al igual que la concepción de la frase que hoy nos cita.

Pero… ¿de dónde viene la frase «zapatero a su zapato»? La verdad es que es más antigua que la Roma misma. Es de hecho, casi tan vieja como el calzado mismo. Así que bien, es hora de que hagamos un viaje al pasado hasta la época de Alejandro Magno.

Pero la cita no es con Alejandro en esta oportunidad, luego tendremos una, lo prometo. La cita de hoy es con uno de los pintores más cercanos y burlista del propio Alejandro el Grande.

Según Plinio el Viejo, esta frase se le atribuye al más famoso pintor de la antigüedad: Apeles de Colofón. Apeles era muy querido por todos en la sociedad de antaño, esto debido a su exceso de sinceridad cruda y dura, la cual, incluso utilizaba en contra de Alejandro Magno cuando el conquistador se iba por las nubes

Un día cualquiera, nuestro querido Apeles estaba realizando una pintura, pero tuvo una duda con respecto al calzado de uno de los personajes que se encontraba ilustrando. Como Apeles también era un hombre sabio, sabía que la única forma de conocer sobre calzado era consultando a un experto, es decir, a un zapatero. Pero siendo él un gran pintor se decidió en ir a buscar al mejor zapatero.

El zapatero sencillamente le tendió su mano amiga y sacó a Apeles de su duda en cuanto al calzado. Apeles agradecido le dijo al zapatero que podría ver el trabajo final una vez estuviera terminado en unos días.

Cumplido el plazo, Apeles le enseñó la pintura al zapatero, el pintor le preguntó al artesano si el calzado estaba bien ilustrado. El buen hombre le respondió de manera afirmativa. No obstante, el zapatero comenzó a criticar a las rodillas del cuadro de Apeles.

Apeles conociendo a la soberbia del zapatero le dijo ante el público «zapatero a su zapato».

Y es así cómo tuvo origen esta frase que no hace alusión al clasismo, sino al simple hecho de que las personas atiendan a su profesión sin caer en la soberbia.

¿Tú conoces la historia de alguna otra frase famosa? Déjamela en los comentarios. Tampoco olvides seguirnos en nuestras redes sociales: hay memes y galletas. Por último, si te gustó el artículo, puedes leer otro acerca de la tristeza en las redes sociales.

Yo soy Seifiro y puedes leer más de mi trabajo como poeta y escritor aquí. Hasta la próxima.

 

 

Add Comment

%d bloggers like this: