El último rinoceronte blanco macho acaba de morir y es muy triste

Su historia

Hasta 2009, Sudán se mantuvo en un zoológico de República Checa. Más tarde, a él y a otros cuantos restantes de la especie los llevaron a Ol Pejeta Conservancy en Kenia, donde esperaban criarlos en un clima más natural para la especie. Pero en octubre de 2014, el otro macho, Suni, falleció, convirtiendo a Sudán en el último rinoceronte blanco macho del mundo.

Una vez trasladado a la conservación, a Sudán tuvieron que quitarle el cuerno. Si bien esto podría parecer cruel a primera vista, en realidad se hizo para mantener lejos a los cazadores furtivos, ya que su especie fue eliminada en su mayoría por aquellos que buscan vender su marfil. “Si el rinoceronte no tiene cuerno, no les interesa a los cazadores”, dijo Elodie Sampere de la reserva.

En noviembre del año pasado, una foto de Sudán se viralizó después de que fuera publicada por el biólogo Dan Schneider. Dirigió a aquellos que querían ayudar a la organización benéfica Helping Rhinos, que se dedica a garantizar la supervivencia de varias especies:

Sin embargo, ahora parece que la vida de Sudán ha llegado a su fin. Una declaración emitida hace poco dijo que la condición de Sudán “empeoró significativamente” y que ya no fue capaz de mantenerse en pie. Sus músculos y huesos habían degenerado debido a su vejez, y había sufrido una infección particularmente mala en una pierna.

“Fue un gran embajador de su especie y será recordado por el trabajo que hizo para crear conciencia mundial sobre la difícil situación que afrontan no solo los rinocerontes, sino también miles de otras especies que se enfrentan a la extinción como resultado de una actividad humana insostenible“, es lo que dijo Richard Vigne, CEO de la reserva de Kenia.

¿Cómo falleció?

El rinoceronte de 45 años pasó las últimas semanas de su vida con dolor debido a la herida en su pata trasera derecha, que luego se infectó. El veterinario de Conservancy, Stephen Ngulu, dijo que lograron controlar la infección con antibióticos y analgésicos, lo que le ayudó a retener el apetito, pero esto no duró.

Ol Pejeta escribió que Sudán había contribuido significativamente a la supervivencia de su especie ya que engendró dos hembras, y agregó que la única esperanza ahora para la preservación de la subespecie, es por medio de técnicas de fecundación asistida, usando óvulos de las dos hembras restantes y el esperma almacenado del rinoceronte blanco. También publicaron esta foto de Sudán, que se cree que fue la última que le tomaron:

A pesar de todo hay algo positivo en la situación, ya que la reserva dijo que se recolectó su material genético, lo cual brinda esperanza para futuros intentos de reproducción de los rinocerontes blancos del norte, de los cuales aún quedan algunas hembras.

Así que esperamos que haya buenas noticias en el futuro para los rinocerontes blancos del norte. ¿Ustedes qué opinan?. También les podría interesar leer sobre el ave más antigua del mundo.

Add Comment

%d bloggers like this: