¿Te atreves?: Creepypastas que deberías leer justo ahora

Hola a todos, soy Dann (son las tres de la mañana, pero no puedo dejarlos sin artículo, queridos lectores, por lo que sigo escribiendo). Algo que nos gusta (a algunas personas), son los creepypastas: se trata de historias de terror que son difundidas gracias a internet y, que tienen como objetivo particular perturbar, alterar o generar miedo en los lectores. Así que, a partir de ahora, tomaré algunos creepypastas de internet y los modificaré (en cuanto a la redacción, ortografía, etc.) para que ustedes, mis amados lectores, los disfruten (siempre dejaré el link de la página de donde conseguí los creepypastas). Además, si esta sección tiene éxito, subiré aquí historias de terror de mi autoría. Sin más, comencemos.

El tercer deseo

Un hombre de edad avanzada estaba sentado en un parque. No sabía qué dirección tomar, y había olvidado tanto hacia dónde se dirigía… además, tampoco recordaba quién era. Se había sentado por un momento para descansar sus adoloridas piernas y, de pronto, alzó su mirada para ver a una mujer anciana enfrente de él. La anciana esbozó una sonrisa con su boca sin dientes y, entre carcajadas, habló:

—Ahora tu tercer deseo, ¿cuál será?

—¿Tercer deseo? —balbuceó el hombre—. ¿Cómo puede ser el tercer deseo si no he tenido un primer y un segundo deseo?

—Ya has tenido dos deseos —explicó la vieja bruja—, pero tu segundo deseo fue que todo regresara a como era antes de que hicieras tu primer deseo. Por eso no recuerdas nada; porque todo es igual al principio —se burló del pobre hombre—. Así que tienes un último deseo. Pero deberías apresurarte, soy una anciana ocupada y, con lo rápido que el tiempo avanza, quizá me quede menos del que creo, pero más que a ti, seguro.

—Bien —dijo él, inseguro—. No creo lo que dices, pero no pierdo nada con intentar. Deseo saber quién soy.

Gracioso —dijo la anciana mientras cumplía su deseo y desaparecía por siempre—. Ese fue tu primer deseo…

Aquí te dejo la fuente del creepypasta.

Lo olvidaste

Mientras escribía en mi computadora, el sueño me tomó desprevenido y, caí rendido a un lado del ordenador. No soñé nada, pero cuando desperté, noté que algo raro rondaba en la habitación. Encendí la luz y miré hacia todos lados: no había nada. Entré al baño a lavarme la cara y, al levantar la vista, noté en el espejo una pequeña nota que decía: “Olvidaste buscar detrás de ti”. Asustado, volteé lo más rápido que pude y no encontré más que la pared blanca del baño con otra pequeña nota; esta rezaba: “Demasiado tarde 😊

-Dann Axkaná (o sea, yo).

Espero que te haya gustado el artículo; ¿tú conoces algún otro creepypasta que te gustaría que trajera al blog? Déjamelo en los comentarios. Además, si tú tienes alguna historia de terror que te gustaría publicar, puedes enviármela por nuestras rede sociales y yo, con mucho gusto la publico (la debo revisar primero), dándote el crédito correspondiente. Finalmente, deberías echarle un vistazo a Tres libros que deberías leer este mes (no importa qué mes sea).

Yo soy Dann y espero que me leas una próxima vez… si es que no aparece una nota de pronto en tu habitación.

No Responses

Add Comment

%d bloggers like this: