¿Crees que hay un mundo perdido? En realidad existe y no te imaginarás el lugar

Hola a todos, soy Dann (todavía no han llegado los cuatro jinetes del apocalipsis, así que sigo escribiendo). Una de las intrigas más interesantes que se han planteado los seres humanos a lo largo de su historia, es saber acerca de todas las especies que siguen habitando este planeta y que desconocemos. Seguramente habrás pensado en algún momento acerca de que, afuera, siguen existiendo lugares prístinos y sin descubrir, que albergan una enormidad especies: como el Viaje al centro de la tierra de Julio Verne. Es por eso que el día de hoy, te vengo a hablar de un mundo perdido, que es totalmente verídico. Acompáñame.

Como bien sabes, la Antártida es uno de los lugares más inhóspitos del planeta, debido principalmente, a sus bajas temperaturas; esto provoca que la mayoría de las especies no puedan sobrevivir a tales condiciones. Sin embargo, existen especies como el cangrejo yeti (del cual ya te hablé alguna vez en otro artículo), que tienen características tan impresionantes que son capaces de sobrevivir en este tipo de lugares. A finales del año pasado, un artículo publicado por la revista Polar biology nos menciona la posible existencia de una amplia gama de especies sin descubrir en la Antártida. La investigación se llevó a cabo de la Austrial National University, y ellos encontraron que, debajo de la Antártida, existen cuevas que ha sido creadas gracias a volcanes activos que se encuentran debajo.

La presencia de estos volcanes provoca un aumento de la temperatura del agua hasta unos 25 grados aproximadamente. Además, esto podría generar condiciones propicias para albergar una gran cantidad de especies. El estudio se realizó en el Monte Erebus y se llevaron a cabo pruebas de ADN para reconocer las especies que habitan estas zonas. Principalmente encontraron plantas y algas, sin embargo, también hallaron ADN sin identificar. El que existan volcanes activos en esta zona no es de sorprender, pues el Monte Erebus es el volcán activo que se encuentra más al sur del planeta. Especies como el cangrejo yeti, poseen sedosos filamentos que están repletos de bacterias y, aunque la función no es se conoce certeramente, se cree que ayudan a desintoxicar los minerales peligrosos del ambiente que rodea el cangrejo y así minimizar los daños. Este es un importante avance para que la ciencia siga descubriendo nuevas especies y se destinen más recursos a estos fines.

¿Te imaginas el mundo que existe debajo de la Antártida? ¿Cómo te imaginas que serán las especies? Déjamelo en la cajita de comentarios. También puedes revisar este otro artículo acerca de una de las plantas más terribles del mundo; seguramente te gustará. No olvides seguirnos en nuestras redes sociales: hay memes y galletitas.

Esto ha sido todo por hoy, yo soy Dann y espero que me leas una próxima vez… si es que no existe algo extremadamente aterrador habitando los abismos de la Antártida.

Add Comment

%d bloggers like this: